La época navideña está a la vuelta de la esquina y siempre viene cargada de mucha comida, y para que no desperdicies te dejamos unos tips que te pueden orientar a la hora de cocinar en esta época navideña.

 

Sopas: Siempre es posible hacer sopas por lo menos dos días antes. Si la sopa lleva nata, ésta no se le añade hasta el último momento. La textura cremosa se pierde si la sopa se conserva con la nata ya incorporada.

En el refrigerador: hacer la sopa del modo acostumbrado y pasarla a un envase con tapa, sacando los huesos, que es lo que puede agriarla. Una vez fría se guarda en la nevera. De este modo se conservan dos días las sopas de verduras o de carne, un día la de pescado.

Guisos y estofados: En el refrigerador: hacer la receta que escogido y cuando se haya enfriado, guardadla en el congelador en la propia olla, pero bien tapada para que no comunique su sabor a todo lo demás que hay dentro. Así se conserva hasta dos días.

Asados: Los asados para servir en frío se pueden hacer dos días antes, para conservarlos lo mejor es envueltos en papel de aluminio en el refrigerador. Los asados no pueden conservarse en el congelador porque se resecan demasiado.

Pasteles salados y empanadas: Tanto los rellenos como la masa pueden hacerse por anticipado. Los rellenos de carne se conservan refrigerados hasta dos días. Ahorra mucho tiempo rellenar las empanadas y los pasteles con la carne o el pescado ya cocinado.

Postres: Los postres son el mejor amigo de la cocinera cuando se trata de cocinar por anticipado. Los soufflés fríos, tartas de frutas etc., pueden hacerse dos días antes y los merengues cocidos una semana si se conservan envueltos en papel de aluminio en el refrigerador.